Make your own free website on Tripod.com

SOY UN CONQUISTADOR

  

HOME

RELATOS

ESPECIALIDADES

CAMPOREES

CLUBES DE CONQUISTADORES

ORDEN CERRADO

SERMONES PARA CONQUISTADORES

HIMNO DE  LOS CONQUISTADORES

DESCARGAS

Actuar - actuar 

LA IASD EN EL MUNDO

EL TEATRO COMO MEDIO DE PREDICACIÓN

 

 

EL TEATRO COMO MINISTERIO DE LA PREDICACIÓN

Por Ti Hijo Mío

Para la sociedad de jóvenes

o Personajes:

1. Walter: Hijo malo.
2. Josefa: Hija mala.
3. Rosendo: Anciano, padre de Walter y Josefa.
4. Hugo: Joven apreciado de Rosendo .
5. María: Prima de Martha.
6. Martha: Esposa de Walter.
7. Policía



WALTER: (Ingresa ebrio) ¿Donde esta mi hogar? ¿dónde está mi casa? (se cae y se queda dormido)
MARIA: (Ingresa con Martha) Mira aquí está el sinvergüenza, de tu esposo.
MARTHA: Este hombre me va a matar siempre llega borracho, ya no se que hacer (Acercándose mueve a Walter) despierta Walter, vamos a casa.
WALTER: ¿Qué? Déjame dormir, déjame que mañana voy a trabajar, ¿dónde está el viejo? ¿ya apareció el viejo?, ese viejo es un desgraciado, ya me está debiendo una.
MARTHA: Walter, Walter despierta por favor vamos a casa.
MARÍA: Yo te ayudo (se acerca y logran levantar a Walter y se lo llevan).
ROSENDO: (Ingresa ayudado por un bastón y se sienta en una banca y revisa el periódico)
HUGO: (Ingresa saluda a alguien que pasa cerca y sigue caminando y vuelve la mirada hacia Rosendo) ¿Señor Rosendo?
ROSENDO: ¿Qué? ¿Quién eres?
HUGO: Soy Hugo.
ROSENDO: ¿Hugo? ¿Hugo Fernández?
HUGO: Sí, el mismo que te pedía propinas cuando se iba a la escuela.
ROSENDO: (Levantándose bruscamente) Hijo mío, (lo abraza) que feliz me siento, al verte, como has crecido, ¿Cómo estás, qué ha sido de tu vida?
HUGO: (Se sientan) Mira Señor Rosendo , gracias a tus consejos soy un hombre de bien , a tus correcciones cuando hacía algo malo, todo me ha servido; ahora estoy en España y trabajo administrando una fábrica. Y tu cuéntame ¿cómo lo has pasado?
ROSENDO: Yo hijito, lo paso con algunos males ya propias de la edad, con algunos dolores, ya la salud es muy mala cuando uno llega a los años que tengo, pero hay que seguir y continuar hasta que Dios disponga, si no es por él ya estaría derrotado.
HUGO: ¿Qué es de Josefa? Hace años que no la veo, recuerdo cuando jugábamos, cuando el grupo salía a pasear, haciendo grandes cosas, yendo de campamento, jugando en el Complejo de Furguen, ¿que es de ella? que está haciendo ahora, seguramente ya se casó.
ROSENDO: (Bajando la mirada) Josefa, está en la casa; pero no es la misma de antes ha cambiado demasiado, su carácter, sus buenos modales, su ser de pronto cambió, no sé porqué.
HUGO: ¿Qué es lo que sucede?
ROSENDO: No quiero hablar de eso (se levanta y se dispone a retirarse)
HUGO: (Levantándose) Señor Rosendo, creo que le entiendo y le ruego que me disculpe, no insistiré más en ese asunto.
ROSENDO: (Camina unos pasos adelante y llora) No es la misma, es muy ingrata, cuando tenía fuerzas le di todo, deje a un lado mis preferencias, por varios años anduve con la misma ropa para costear sus estudios, con la esperanza de ver a los dos realizados, que fueran mas que su padre. Me levantaba temprano para percibir sus progresos y que no les faltara nada, y hoy que tiene una profesión se avergüenza de mi, y no se acuerda lo que hice por él. Ante sus amigos (llora) me grita, cuando está de mal humor, maltrata mis cosas, me duele que haga conmigo eso, mi pena es una herida que injustamente me causan mis dos hijos, y lo llevo como castigo, es como si la maldición hubiera recaído sobre mí, todo está mal, solo mi espíritu se refugia en Dios, ella ha cambiado .
JOSEFA: (Ingresa y habla mirando al público) Y viejo, ya te he dicho que no salgas cuando están mis amigos, no sabes que das mal aspecto, por que no te vas a tu cuarto, ¡viejo decrépito! me das asco, eres la vergüenza de la familia, ni siquiera sabes hablar bien.
ROSENDO: Se que no puedo hablar bien, es que apenas me eduqué, ella quiere que hable con palabras cultas, rebuscadas, me duele mucho que me hable así, voy a mi cuarto y estando solo me pongo a llorar, Dios sabrá porque me pone esta prueba y este dolor, que quiebra mi cuerpo hasta enfermarme. Es que las fuerzas no son los mismos, no es igual cuando uno viejo...
JOSEFA: Viejo eres un ignorante, un inútil, un bueno para nada, por que no te vas a un asilo y allí esperas la muerte, ya mis amigas me hablan mal de ti , es que no puedo sentirme orgullosa de ti, porque eres muy ordinario, no sabes sentarte en la mesa, no sé quien me dio un padre como tú, anda a dormir.
ROSENDO: A veces me niegan un plato de comida, Josefa es muy mala... a quemado mi ropa en dos oportunidades y tengo miedo volver a casa.
HUGO: ¿Me estas diciendo que no vives en tu casa?
ROSENDO: Hace dos días que no vuelvo a casa, y este periódico es el que abrigará mis noches, durante los próximos días, así es hijo ya el viejo no tiene esperanzas, solo le queda esperar la muerte, tu no seas ingrato con tus seres queridos, es muy triste vivir así.
HUGO: Veo que no has probado alimento alguno. No te vayas, traeré algo de comer, prométeme que me vas a esperar; solo iré a la tienda que está al otro lado (sale).
ROSENDO: (Se seca las lágrimas inclinado en el asiento se coge la cabeza)
POLICIA: (Ingresa y se sienta junto a Rosendo) Discúlpame Señor, ¿Ud. conoce a la familia Torres?
ROSENDO: Sí, vive muy cerca de aquí, ¿a tenido algún problema?
POLICIA: No, es un primo mío que vive por esta zona, me parece conocerlo de algún lugar. ¿cuál es su nombre?
ROSENDO: Rosendo para servirle, cree que me conoce todavía.
POLICIA: Sí, Ud. es hermano de Josué, mi padre era muy amigo de su hermano.
ROSENDO: Seguramente, es bueno tener amigos.
POLICIA: Así es, gracias por todo mi nombre es Marco del Águila, cualquier asunto en que puedo servirle gustosamente lo haré.
ROSENDO: Lo tendré en cuenta, y se lo agradezco Señor del águila.
POLICIA: (le da la mano y se retira por el otro lado)
HUGO: (Ingresa por donde salió con un paquete) Por fin llego, discúlpame por la demora, aquí te compré algunas cosas, primero algo para que comas, (Saca un taper y le entrega a Rosendo)
ROSENDO: Gracias hijo, no lo hubieras hecho, me avergüenzo por esto.
HUGO: No te preocupes, y no tienes porqué avergonzarte, come con confianza, es mi turno y me alegra ayudarte. Siempre te quise como si fueras mi padre.
ROSENDO: Gracias hijo (come).
WALTER: (Ingresa) Aquí estas viejo, ya te estamos buscando por todos lados , ¿Porqué nos haces eso? ¿acaso tenemos que estar perdiendo el tiempo buscándote? desde hoy estarás encerrado, hoy se acabó tus salidas, nosotros no somos tus niñeros, ya eres un problema, una carga, y lo empeoras cada vez que sales, ¿qué esperas que no vienes?.
ROSENDO: No hijo, vete, no volveré más a casa, quédate con lo que hay allí, quédense con la casa que con tanto esfuerzo la construí, quédense que ya Uds. desde antes se han adueñado de todo, dejándome donde estoy ahora, es por eso que para mí todo se acabó.
WALTER: ¿Me estas diciendo que no volverás? ¿acaso voy a perder mi tiempo buscándote para que me digas que no vas conmigo? ¿tu creces que puedes hacer lo que quieras?
(se acerca dispuesto a obligarlo Rosendo)
HUGO: (Se interpone entre Rosendo y Walter) ¡No te acerques!
WALTER: ¿Y quien eres tú para que te interpongas entre mi padre y yo? Retírate y no pasará nada, este es un asunto entre mi padre y yo, te ruego que no intervengas.
HUGO: ¡No! Walter tu padre es como si fuera el mío, el me dio muchos valores me enseño a amar a Dios, a vivir con bien, y hoy no te lo llevarás, porque no lo voy a permitir, no después del daño que le han causado tu y Josefa.
ROSENDO: (Llorando) Déjale Hugo, me iré con él, aunque sea lo último que haga en esta vida. Tu no compliques tu situación pues, el es muy violento.
HUGO: No Señor, no iras a la casa de ogros, que han convertido tu hogar en un desastre, no te dejaré, tu irás a mi casa allí vivirás el tiempo que quieras, hoy me toca atenderte, aunque no sea tu hijo, se que eres una persona muy cálida, eso es lo que voy hacer y no lo vas a impedir.
WALTER: Por última vez Hugo, no sé de que infierno vienes pero te pido por última vez más sal de mi camino o no lo contarás nunca . siempre yendo como un perro tras mi padre, ¿por qué no regresas de donde viniste? No te metas en problemas y te advierto voy a contar solo hasta tres y no quiero verte.. uno, dos........y tres.
ROSENDO: (A Hugo) Por favor hijo vete, no te metas en problemas, yo volveré con ellos.
HUGO: ¡No! no me iré, no después que sé como te trata este desagradecido.

(Walter se abalanza sobre Hugo con un cuchillo y hay un forcejeo entre ellos, y finalmente cae Hugo con el arma en su cuerpo. Walter impresionado se levanta, mira para todos lados y sale apresurado)

ROSENDO: ¡No! Walter que has hecho, ¡Hugo! (mirando a todos lados) ¡Auxilio!, ¡Auxilio! (saca el cuchillo) estarás bien, tienes que resistir, llamaré una ambulancia. Dios no permitas que le suceda nada malo (Quiere levantarse)
HUGO: (Le coge de la solapa) No Señor, ya es tarde, ya me voy, me hubiera gustado que fueras mi padre, que no hubiera hecho por ti, si Dios permitiera que me sane te llevaré a vivir conmigo.
ROSENDO: Hijo ya no hables, ya no, (llora) también me hubiera gustado tener un hijo como tu; pero Dios a permitido que sea otra la circunstancia, resiste por favor, resiste ¡auxilio!, no... ¡Hugo! ¡respóndeme! ¡hijo respóndeme! (llora).
MARIA: (Ingresa) ¡Qué a pasado!, Señor Rosendo.
ROSENDO: Está muerto, no, Hugo hijo mío no. ¿donde estas Dios? ¡ayúdame ahora! (Llora).
MARTHA: (Ingresa) ¿Dónde está? ¿Qué ha pasado? Hugo (a Rosendo) ¿Qué le has hecho?.

Ingresa una multitud uno a uno se arremolinan en torno de Hugo y Rosendo comentando, Ingresa una camilla cargan a Hugo y lo cubren con un sábana y lo sacan.

POLICIA: (Ingresa y se acerca a Rosendo) No pensaba, verlo tan pronto, dime lo que sucedió
ROSENDO: No sé, solo sé que hoy perdí a todos, solo faltaba una desgracia así en mi vida
POLICIA: No quisiera hacer esto; pero, mi deber me exige que debo llevarlo a la comisaría.
ROSENDO: No se preocupe, Señor del Águila, cumpla su deber.

Rosendo coloca sus manos, para que le espose el policía y salen. La multitud de a poco se van retirando.

MARTHA: (Ingresa cantando)
WALTER: Voy a salir Martha, es el trabajo que quedó pendiente la entrega es mañana y el jefe está muy molesto por el retraso, debo salir.
MARTHA: ¿No volverás borracho otra vez? Ya me estoy cansando de este asunto.
MARIA: (Entra apresuradamente) Martha saben, han condenado a Rosendo a cuatro años de prisión. ¿Porqué no fueron al juzgado? es como si no les interesara el destino de su Padre, no me lo explico, hoy es la sentencia, condenan a su padre y nadie se ha dignado de verlo, ¿qué están esperando que se muera? (silencio) ¿nadie dirá nada?.
WALTER: (Mirando a Martha) Si nos interesamos, ¿el abogado que le hemos puesto, no es suficiente? mañana iré para que apelen la sentencia y talvez puede salir condicionalmente, nunca a sido el problema el dinero, el viejo de seguro mañana ya estará con nosotros, voy a seguir trabajando sino no entregaré el trabajo a tiempo.
MARIA: No les entiendo como pueden ser tan indiferentes con lo que ha pasado, es que no amas a tu padre, acaso no amas a tu padre, el está sufriendo, en esa celda húmeda, si apenas tiene una frazada sábana para abrigarse, que indiferencia Dios mío.
MARTHA: No es así, es que ya te explicó Walter, tenemos de qué preocuparnos, además todo saldrá bien por lo demás tenemos que estar tranquilos que a nada debemos tener miedo, mas tarde le iré a dejar una frazada y le llevaré sus alimentos (salen).
WALTER: Martha encárgate de todo este asunto volveré por la noche, ya estoy sobre la hora, cualquier novedad con el abogado me comunicas, hasta luego (sale).
MARTHA: Como vez María, si nos preocupamos por mi suegro, no te alteres tanto, todo saldrá bien, te daré algo de tomar, creo que los nervios están haciendo presa de ti, vamos (salen).

A un costado hay rejas

ROSENDO: (Ingresa) ¿Qué voy hacer Dios en esta prisión? si tu dijiste que sería libre Ya ha pasado medio año, y tu sabes Señor que soy inocente, si este cuerpo resistiera quizá me resignara a este dolor, cuanto quisiera gritar la verdad a los cuatro vientos pero no, es mi hijo Walter, él tiene por qué vivir; mas yo ya estoy por morir... pero ¿Porqué no se acuerdan de mi? ¿que mal les hice? que dolor infame es este que no puedo disfrutar de mis amigos, de mis hijos, Dios mío tu prometes tu bondad, tu prometes aliviar estas penas, mi alma se aferra a ti en este dolor , mi alma llora por este fin amargo ¿en que fallé Dios? Talvez debo pagar por no haber sabido educar a mi hijos, si es esto no supe llevarlos por el buen camino sino sus corazones están lleno de maldad, cambia sus corazones, que piensen menos en ellos. ¿por qué estoy pagando esto si por mis hijos di todo ¿cuál es mi pecado? Dime Dios, dime (Arrodillándose, llora desconsoladamente)

Se escucha llantos y ingresa la multitud con una caja mortuoria mientras avanza ingresa Walter.

WALTER: ¡Esperen, esperen! El es mi padre déjenme verlo, Padre perdóname por el mal que te he hecho, por todo que te hecho sufrir, por favor regresa a la vida, no me dejes padre mío (llora) ten compasión de mí por favor, por favor no me hagas esto que va a ser de mi sin ti, porque no te hice caso, si tus consejos eran buenos ¡Dios ayúdame!.
MARTHA: (Levanta a Walter) Walter, hemos sido injustos con tu padre en todo se llevó el secreto hasta la tumba el sufrió solo, ya no debes lamentarte.
WALTER: Yo soy el asesino yo lo he condenado, yo lo he matado, mi padre, regresa a mi (golpea la caja) no, no ¿Qué he hecho? (llora).
JOSEFA: (Ingresa) Tu eres el culpable, tu eres el que a matado a mi padre, si el viviera... (llora) nada ya podemos hacer. Padre mío también yo soy el culpable, soy el que recibió todo y nada te di a cambio, solo desprecios y vergüenzas , ahora de que me sirve este maldito orgullo si ya no te tengo, padre si hoy me escuchas de donde estas perdóname mi mal proceder; pero quisieras que vivas, (llora) no mi padre , viejito lindo te vas para dejarnos acongojados, vuelve padre, nos vas hacer mucha falta (llora).
WALTER: ¡Cállate! por favor (permanece con la mirada baja).
MARIA: (Ingresa y habla al público) Estos dos jóvenes que nunca apreciaron el amor de padre
Que siempre tuvieron a su padre cerca para decirle una palabra de agradecimiento por todo lo que hizo, una palabra que diga, te quiero padre, el murió queriendo escuchar esa palabra que saliera de los labios de sus hijos; pero, nunca tuvieron el corazón blando, hoy lloran su muerte, ya la vida no devolverá a este ser que sufrió penurias para verlos con felicidad y gratitud a Dios, que fueran hombres de bien, que sean su orgullo, muchas lágrimas derramó al verlos crecer, porque faltaba un pan en casa, el dejaba de comer a sus hijos de hambre, solo el tragaba un poco de saliva, su felicidad era la alegría de sus hijos, les dio de su abrigo porque faltaba un abrigo para cubrirlos del frió intenso; pero, hoy se acaba y termina en un drama sin igual. (se dirige a Walter) Fuiste un mal hijo, con tu desidia ocultaste tu crimen, con tu pose arrogante de hombre inteligente mataste a Rosendo; pero, hoy te espera una condena cruel, por tu crimen.
WALTER: Ya basta, basta no crees que tengo ya suficiente con la muerte de mi padre , no sigas por favor, (llora) que esto que debo cargar hasta mi muerte, ¡si! pagaré mi crimen , pero quisiera pedirle perdón a él , quisiera volver atrás y decirle padre mío perdóname por este mal (llora) pero parece imposible, tengo que vivir con este remordimiento para siempre.
MARIA: Encuentra la paz en Dios , dile a el todo lo que hoy te aflige, si no pudiste pedir perdón a tu padre hazlo a Dios que el borrará todos tus pecados, y su paz te dará para ser un hombre cambiado, no temas acercarte a él, el espera que vengas y le entregues tus cargas y tu corazón. Si es verdadero tu arrepentimiento, el te perdonará.
JOSEFA: Yo quiero conocer a ese Jesús que siempre has hablado , hoy tengo el corazón sensible que no sabe que hacer, quiero limpiar mi alma y así olvidar, este mal dentro de mi ser y con orgullo mi padre Rosendo diría que estaría muy feliz al ver a sus hija querida por este camino de bien. Se que le hice daño pero ahora ¿quién podrá reparar estas culpas que llevo?
MARIA: Jesús está dispuesto a recibirte cualquiera sea tu condición ven hoy a él porque el ha dicho que si tus pecados fueran rojos como el carmesí , serán como blanca lana.
POLICIA: (Ingresa) Quien de Uds. es ¿Walter Carrión?
WALTER: Soy yo.
POLICIA: Tenga la bondad de acompañarme.

El policía lo esposa y se dispone a salir con Walter

WALTER: (Al público) Si hoy tienes a tu padre vivo ríndele homenaje, no seas cruel, por sus correcciones, que pese a los defectos que puede tener siempre quiere que seas mejor que el, que seas el orgullo de él y poder decir a los cuatro vientos este es mi hijo, poder decir cuan orgulloso estoy de él si hoy es imposible hacer eso, anda a Dios y pídele que borre esos resentimientos que tienes, no seas ingrato, no permitas que sea demasiado tarde (salen)
JOSEFA: Es una pena que todo haya acabado así.
MARIA: Si, es el día más triste de mi vida.


Ángel Maguiña

PRINCIPAL

OBRAS TEATRALES

La victoria de Cristo

El cuarto Rey mago 

Por la libertad

 Mamá Rocío 

 Por ti hijo mio 

El cielo en la tierra 

 La Caida 

 El Pecado de David

La Conversión de Pablo 

 Álbum de fotografías 

Hijo mío 

Acerca de mí 

 

 

SI QUIERE COMPARTIR SUS INQUIETUDES O ENVIARNOS UNA DE SUS OBRAS, NO LO PIENSE MÁS, HAGA CLICK AQUÍ

Al buscador de La iglesia Adventista del 7mo día

         Nedstat Basic - Free web site statistics

LEA Y ESCRIBA NUESTRO LIBRO

 Américo Maguiña