Make your own free website on Tripod.com

SOY UN CONQUISTADOR

  

HOME

RELATOS

ESPECIALIDADES

CAMPOREES

CLUBES DE CONQUISTADORES

ORDEN CERRADO

SERMONES PARA CONQUISTADORES

HIMNO DE  LOS CONQUISTADORES

DESCARGAS

Actuar - actuar 

LA IASD EN EL MUNDO

EL TEATRO COMO MEDIO DE PREDICACIÓN

 

 

EL TEATRO COMO MINISTERIO DE LA PREDICACIÓN

La Caida

DE: Ángel Maguiña


PERSONAJES


1. LUC: Lucifer
2. MELQUISEC: Ángel malo
3. HUSI: Ángel malo
4. ARFIR: Ángel malo
5. PADRE: Creador
6. ANGEL 1: Ángel leal
7. ANGEL 2: Ángel leal
8. HIJO: Jesús
9. HISEC: Ángel leal
10. BIRM: Ángel leal
11. ADAN: Primer hombre
12. EVA: Esposa de Adán
13. MARIA: Madre de Jesús
14. JOSE: Padre de Jesús



La acción de la introducción y la última parte tiene lugar en palestina en la época del nacimiento de Jesús los tres primeros actos tiene lugar en el cielo el cuarto acto en el Edén. Las vestiduras cambian de los ángeles que se revelan (vestiduras oscuras).


INTRODUCCIÓN

(Escenario adornada con palmeras que simula un camino)

SISARÉ: Aquí vengo, en pos abriendo este telón; pues para presenciar habéis venido un drama de navidad mas queremos que a vuestro agrado, llegó en este día tan especial. Mirad lo nuevo que nos trae hoy la navidad, sin desmerecer estoy en mi ser para poder contar lo que vais a ver, estad sentados; pero prestos y atentos por que en un portento perderte puedes; y como no hay nueva vuelta con voracidad quedareis; que tu vecino os cuente después de las diez. Entonces cómodo estáis, que pronto la voz doy como el inicio así como el final. (música) Hubo hombre que temoso de Dios era, de buen parecer y nada zalamero pronto estaba a casarse con María de Palestina los planes fueron grandes que pronto noticia cayó para este hombre que creerlo no pudo por que su amada concibió mas por un sueño revelador y gustoso un ángel habló despejando dudas que todo se solucionó; pero allí no queda la historia que les quiero mostrar, sino mucho antes que su sentido descubrirá. Ya hablar no debo pues estáis ansiando empezar ya (sale).

(Ingresan José y María cargando al niño Jesús)

MARIA: Un arcángel vino a mí con luz brillante como rayo; y estruendo llegó cual susto me dio; pero tranquilizad me dijo y anunció gran noticia que habérseme elegida entre muchas, para mi vientre criar al que al mundo vino a salvar, lleno de alegría me postré al escuchar semejante voz, que mi Señor trajo la dicha de su sierva aceptó.
JOSE: Sí María, es el pecado que trae este niño que en gran manera, vendrá apagar a este pecado que en tinieblas brilló, cuando lucifer crió en su corazón la centella con odio; y envidia que os mostraré dentro de poco y el virtuoso no le de esbozo en este drama que se originó en el cielo.
MARIA: José, la rebelión floreció como flores de un jardín; pero cual espinas se diluyeron en sombrías carnalidades, las luminarias quisieron ser tinieblas. Aunque felices estamos por ver a este niño que del altísimo viene yo os digo hoy que una historia pronta y confusa se dibujo en el cielo y siguió en el edén cual príncipe de tinieblas llamó al sagaz lucifer en oscuras libaciones, intentará destruir a este niño por el designio del un fiel mensajero de este príncipe, por lo que os digo prestad atención que Emmanuel vino a salvar del pecado y destruir al mentiroso por siempre derribando en lo sumo, el que eclipso; y hizo de nosotros un dolor constante cuando su s manos llaman el imperio de la muerte.
JOSE: (Al público) Ved pues lo que antes aconteció para venir el día de hoy el altísimo que hoy venís a celebrar el nacimiento del redentor.
Telón



ACTO I

(Luc aparece solo hablando consigo mismo)
LUC: Y todo se engrandece dentro de mi ser y mi misión extrae lo bueno en mi (mirando hacia arriba) Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al altísimo (sale).
MELQUISEC: (Ingresa Husi y Hisec) ¡Oh rimbombante! sueño de mis entrañas, y excelsas virtudes aun en el atrio esplendoroso se divisa su bienhechora palabra; y surge el portento subliminal e incomparable de un majestuoso ser que vive en amor.
HUSI: El universo en exquisitas verdades se halla, en los vítores; y escritos en libros del mar grande y el crisol brilla cual destellante verdad.
HISEC: Oh cualidades verdaderas surgen como suaves y matinales sonrisas para prever lo que ha de ser; y mirando la creación se produce el pasmoso e inimaginable ardor de la vida
LUC: (Ingresa) ¡Oh multitud!
TODOS: (Hacen reverencia) Te saludamos ¡Oh excelso señor!.
LUC: Habéis visto ¿la gran luz iluminada? el mar de vidrio y grandes diamantes, por bondad que se ve el recompensado cariño.
MELQUISEC: Oh señor si vieras la gran cumbre de las montañas llenas de inmensas y ardientes fuegos que nace de alegría; se soslaya en un abrir y cerrar de ojos cualquier vestigio de hiña versión.
HISEC: Sol de oriente está la matutina, es el espíritu de bondad los que son retribuidos.
LUC: Y vos decís la estepa florece en el zafiro; y el carbunclo no es de desdeñarse que el universo lleno de bondad está.
HUSI: Debo retirarme a cumplir la sagrada misión que el buen señor me ha encomendado, deprisa estoy mas no os acompañaré en esta plática que me es necesaria (sale).
MELQUISEC: ¡Oh los extremos del mundo! que se vitorean como príncipes y se esfuman como nubes a su paso dejaron las líneas abstractas de un sabor incólume; y entre medio una disparidad de esta razón que nos reúne aquí.
HISEC: Ya es tiempo de asistir a la gran reunión, debo retirarme al prescribir el día; que el Señor os acompañe en su benefactora palabra (sale).
LUC: Que estímulo es este gran tiempo para ver la gloria de mi ser exaltada y sobrepuesta para mucho impacto.
MELQUISEC: Mi razón se oblicua al reunir una canción dentro de mi corazón que es la gran maravilla que invade mi ser y mi alma se regocija para verter los buenos pensamientos que invitan al producir el gran cortejo.
PADRE: (Ingresa acompañado por dos ángeles Luc y Melquisec se postran)
ANGEL 1: ¡Mirad al cielo, mirad al rey! que en su trono está, mirad al omnipotente que alabado es en todo el universo, postraos ante su presencia y dadle gloria.
PADRE: Que mi ser y la gracia os acompañe siempre.
LUC: Señor mío y nuestro, recibimos su gran gracia para verter en nosotros el camino que esta dentro del ser al venir el gran día en esta ocasión.
PADRE: Es menester que en los insondables ríos de esta gloria se viene a morar dentro de un ser que es el omnipotente (salen con sus ángeles).
MELQUISEC: mirad la gloria que despide y en ventura se extiende su poder.
LUC: Es el gran Señor el universo infinito que se enseñorea bajo su influencia y todos los planetas auguran la gran gloria y bendita bienaventurada creación.
MELQUISEC: Ha llegado la hora en que debo partir y cumplir la misión encomendada por el gran rey. Al partir dejo en vos la gentil buenaventura para que todo lo que hagáis sea conforme al altísimo.
LUC: Podéis ir en paz, cumple tu misión así como lo fue establecido en los albores de este universo y que todo se ponga en extremo orden como lo fue concebido.
MELQUISEC: Entonces debo partir (sale haciendo reverencia)
LUC: Miro el universo y veo postrado que adoran todos al ser que los creo, al virar a otro lado veo toda la majestuosa plenitud de este cielo y me ensalza en gran manera este ruidoso poder. Seré como aquel que es el rey del universo y en todo se establecerá el poder en mi confiado y verteré el premio de los que me obedecieren; en esta ocasión ha de ser el mar grandioso que se divisa; y el cristal que nos ilumina al avizorar de adentro (Sale).
HISEC: (Ingresa apresurado y se encuentra con Husi) Mi señor de aquí el norte se extrema la bienvenida de aquel quien perturba el ser de los que queremos justicia y este metal precioso (mostrando una joya de oro) brilla por doquier porque se estima mas al que no se debe.
HUSI: Decidme en claras palabras que no atino a comprender tus arias recados pasaron cual tálamo ennegrecido por el céfiro, que evoluciono al extremo del universo.
HISEC: Es el gran extraño presentimiento que teníamos y que en un encuentro se nubla en lo que más temíamos.
HUSI: Aun así tu palabra rauda no es perceptible; mas no atino a predecir lo que intentas decir y en negras fortalezas presiente mi ser, al ver semejante turbación.
HISEC: Siempre tus razonamientos tardos paralizan mi decir que no entiendes de vedad e de decir aquel quien más interesado estará por esta gran noticia que tengo el cual va a perturbar al cielo.
HUSI: No veo en extremo por la prisa que tenéis pero ved que no todo se nos es oculto.
HISEC: Si mucho sé no es oculto sino mirad el pensamiento del creador que no podemos ingresar en el nido de sus acuerdos no es menester que pierda el tiempo e de ir pronto a comunicar esta infame decisión (sale).
HUSI: Que decisión tan infame podría haber en este gran reino de justicia y amor no ve la premura de este lóbrego pensamiento; que será, acaso un nuevo... no, no puede ser pero en realidad mi ser es turbado por semejante deducción.
MELQUISEC: (Ingresa) veo que mundo esta en este ser. Haber decidme Husi porque ese rostro que se apaga su esplendor ¿acaso es el mismo nubloso que me turba?
HUSI: Acaso sabéis de lo que se trata que algo extraño esta ocurriendo que el temor se me apodera si sabéis házmelo saber pronto que es esta intriga desordenará mi ser.
MELQUISEC: Bien, estimado ángel te lo diré...
HISEC: (ingresa) Melquisec ¿habéis visto al lucero que alumbra la mañana?
MELQUISEC: No, acabo de llegar de la incomparable misión que se me ha encargado.
HISEC: Por el resplandor que se me os delega tengo una noticia que darle por que no quiero que otro malogre mi decir.
MELQUISEC: ¿Acaso estáis en pos de un puesto? o ¿ganar algunos favores quieres?
HISEC: No, no es lo que pasa por vuestro pensamiento; sino es el gran ardor que hay en nuestros corazones es que hará lo que se ha convenido.
HUSI: A mi mal añadidme otra preocupación; y otra perturbación que nace y no encuentra respuesta a mis problemas que tengo intrigado en mi alma, de una vez comunicádmelo lo que debo saber acaso voy a ver algo que mi corazón teme.
MELQUISEC: Al contrario muy al contrario es la noticia que vamos a recibir que alguien será exaltado en presencia del altísimo muchos creen que uno u otro será, yo tengo ya una idea clara quien va ser subido en lo alto, en medio de este gran mar de brillantes, ¿me entendiste?
HUSI: Apenas logro comprender y ¿cuando será la exaltación?
HISEC: Como ves Husi es lo que tememos que sea exaltado alguien que no se merece tal vez no lo sé
HUSI: Ya lo entiendo, veremos lo que sucederá (inmóvil)
(El padre y Luc ingresan)
PADRE: Cuando este amor infinito se mueve en dirección cualquier vestigio de desamor se soslaya la integridad del cielo; por lo tanto, el día de mañana ha de ser una fecha muy especial para exaltar a un personaje, por lo que te ruego que a primera hora estés a mi lado como siempre y has pregonar por todo el universo a todos los seres alados que hay, que se reúnan prestos para esta gran ceremonia; y logra que sea una excelente bienvenida para los que han de estar, no quiero que nadie deje de venir para tan ilustre fecha.
LUC: Así lo haré Señor, mandaré pregonar por doquier lo que se me ha dicho y tu voluntad sea la que reine siempre.
PADRE: Confío que así será querubín mi protector (sale).
LUC: Que gran día es este, ni el día de la creación fue tan grandiosa como es este en que se mira a aquel, que debe ser exaltado hasta lo sumo y engrandecido en gran manera, que todo será afamado este reino de grandeza, será para mí y en medio de este gran reino reinaré por siempre jamás donde nada tiene fin.
HISEC: (Ingresa) ¡Oh Señor mío! estoy aquí para presentaros y daros una noticia que en el cercano se propaga cual rumor inexplicable.
LUC: Decidme Hisec, ¿qué rumor se vierte por todo el universo?
HISEC: La exaltación, Señor la exaltación que conlleva numerosos y valiosos poderes para aquel que será glorificado.
LUC: Hisec, es muy noble tu preocupación, que en mi virtud muy silenciosa prudencia sé en quien recaerá este gran destello de felicidad cual nunca lo hubo desde que existió el cielo.
HISEC: ¿Quién será Señor, acaso alguien a quien conozco?
LUC: ¿A quien crees que el Altísimo exaltará, no es aquel quien tiene la mejor vestimenta?.
MELQUISEC: (Ingresando) Claro es bien claro, en aquel que su vestidura es de piedras preciosas; De cornerina, topacio, jaspe, crisólito, berilo y ónice; de zafiro carbunclo, esmeralda y oro. ¿Qué se hizo para la creación de aquel quien tiene toda la gloria? Se preparó los primores de tamboriles y flautas.
HISEC: Tengo mas luz en este día y se aclara el panorama sino aquel querubín protector el que esta en el santo monte de Dios aquel quien se pasea en las piedras de fuego.
MELQUISEC: Me alegro que hallas abierto tus ojos quien es otro que pueda recibir los honores de un gran rey sino aquel quien tuvo el privilegio de muchas realizaciones en este gran cielo que nos rodea.
LUC: Seré semejante al altísimo, allí reinaré por siempre, seré exaltado que más duda queda.
MELQUISEC: Si no fuera así de igual forma lo recibiríamos.
HISEC: Que sea la voluntad de Dios, aun queriendo o sabiendo, con su venia debo retirarme. Mañana a esta hora sabremos lo que el dignísimo señor haya elegido (sale)
LUC: Esperad unos instantes, es necesario proclamar a todo el universo gran reunión para esta hora en que se va honrar a un personaje del cual todos deberán presenciar. Esta es una orden del excelentísimo y omnipotente creador.
HISEC: Así lo haré (sale)
MELQUISEC: Cree mi Señor que ¿acontecerá lo contrario?
LUC: Mi mirada se impregna, ante la duda en quienes confío, acaso he de repetir lo que ha de ser, quien más sino yo es el que tendrá este gran honor. Anda y proclama esta orden que mañana veremos lo que ha de acontecer.
MELQUISEC: Bien Señor lo proclamaré de acuerdo a lo que haya sido ordenado (se retira).
Telón

ACTO II

(Hay dos tronos. Al lado derecho aparece sentado el Hijo, al otro extremo esta Luc y los ángeles enfrente reunidos en espera del padre.

HUSI: Esta reunión en extrema muy especial por la gran trascendencia que significa el ser glorificado y por las huestes celestiales se ve el gran aliento de vida que todos vosotros estais presentes. No debe olvidarse este hecho histórico y trascendental por lo que su atención se requiere. (Se oye el toque de la trompeta).
ANGEL 1: (Ingresa) Exaltad al altísimo doquier el ser celestial esté, dadle gloria y admiración a su majestuosa quietud y gran alabanza en todos los confines de los cielos y los muchos resplandores iluminen.
PADRE: (Ingresa y todos se postran, se sienta en el trono vacío al lado del Hijo).
ANGEL 1: Mirad la gran gloria de aquel que creo todo el universo; y las grandes maravillas que se mira por doquier. Levantaos.
TODOS: ( Se levantan, cantan) ¡Alabado sea Señor! sempiterno y omnipotente tu creación hoy te canta y eleva esta plegaria, alabado sea Señor sempiterno y omnipotente.
ANGEL 1: Mirad las maravillas en su creación, mirad el gran mar de vidrio, mirad las perlinas, el crisólito brillando en extremo, el ónice y el carbunclo, mirad seres celestiales y alabad el nombre de aquel que nos creo.
TODOS: (Cantan) Oh Señor Sempiterno tus días son eternas e imperecederas, quien otro como nuestro Dios, quien como el que su justicia es eterna, quien como aquel que es poderoso y en amor yace nuestro cielo, alabadle celestiales por doquier.
ANGEL 1: Dad la gloria al canto llenad vuestros corazones con el cántico nuevo, llenad de verdor vuestro pensamiento porque el rey es del cielo creador y nada se le es negado alabadle inmortales por doquier.
TODOS: Es mi rey y Señor es la ley y la justicia pues es el rey quien mostró me su amor al crearme tan bueno y con libertad.
ANGEL 1: Alabadle y gozad en su amor; y sean todos alegres con gran gloria y alegraos en vuestros corazones pues este día muy hermoso a llegado.
TODOS: Estrellas mil estad atentos a la voz de vuestro padre abrid vuestros oídos y escuchad la gloria y magnificencia del ser que es por siempre.
ANGEL 1: Aleluya, hoy canta el corazón vuestro, alabadle y dale gloria porque la hora de esta exaltación ha llegado, escuchad inmortales por doquier y mostraos vuestra complacencia con aquel quien es nuestro creador y nuestro sustentador.
(Silencio todos observan al Padre)
PADRE: Aquí reunidos Uds. Son, para presenciar la exaltación de aquel a quien es el que he otorgado (sonido de tambores) honra para que sea como yo, de modo que donde este él, también yo estaré, su palabra deberá ser obedecido prontamente como el mío; y le es investido para comandar las huestes celestiales, y el será que actuará conmigo en el proyecto de creación de la tierra y siempre ejecutará mi voluntad sin hacer nada por si mismo y mi voluntad se cumplirá en él.
(Todos quedan inmóviles)
LUC: (Levantándose) Este mi día a llegado, y mi gloria a llegado es mi ser que canta de alegría seré semejante al altísimo junto a él morare por siempre jamás; y mi reino será eterno quien más puede recibir esta exaltación quien más sino soy yo quien ha hecho mayor mérito para ganar esta gran lucha, si soy yo PADRE: El que hará todo lo que les he dicho es mi hijo amado a él harán todo lo que os he dicho.
LUC: (Para sí mismo) Este debe ser un error.
ANGEL 1: Postraos ante el Hijo quien es nuestro gran rey, y cúmplase la voluntad del padre en él en este día de gran exaltación.
(Todos se postran)
LUC: (Duda en postrarse y también lo hace luego se levanta) Esto es en hecho increíble; y no voy a permitir semejante agravio ¿acaso no soy el que lleva las más preciosas prendas llenos de oro y piedras preciosas? ¿por qué se me hace esto? ¿Acaso no soy el gran director del coro, que rinde alabanza al ser que nos creo? Hoy, por fin me doy cuenta de lo que ocurre este es un ser autoritario aquí ya no se respira la justicia como es esto de comunicar sus planes solo a la cúpula esto es una gran injusticia (vuelve a postrarse).
ANGEL 1: Y la gloriosa majestad a recaído en el Hijo nuestro Señor que el cielo hoy nos da y la gloria nos enseña el resplandor y ve en el clamor. Ángeles todos exaltar y cantad aquel a quien el padre os dio.
TODOS: (Cantan) Oh salve rey príncipe de la gran hueste celestial hoy te adoramos y te exaltamos y que por doquier exista el te adoramos en este día tan especial.
ANGEL 1: Hoy el padre en su gran bondad nos muestra su amor dentro de este gran mar de vidrio de oro y jaspe.
TODOS: Te alabamos, te adoramos y te damos gloria en el atrio muy especial amemos al que el ser os dio.
ANGEL 1: La emoción muestre todo su calor al rendir culto a nuestro gran rey.
TODOS: Aleluya, Padre y rey nuestro en loor habites por siempre, hoy te bendecimos en tu perfección ANGEL 1: Sed del mejor.
PADRE: (Mirando al Hijo se levanta) Os bendigo Hijo de mi ser, quien en pos de ti yace toda la multitud de los extremos del universo recibe hoy mi exaltación y no se es más hermoso de olor fragante que el incienso puro.
HIJO: (Postrado) Mi buen padre y rey del universo este es el día en que vuestros labios pronunciaron esta gran exaltación el hacer uno con tu ser inmaculado me da la gran necesidad de vivir en ti como lo fue siempre, mi corazón se regocija al ver la multitud de ángeles quienes están gozosos por este hecho maravilloso siempre haré la voluntad de aquel que en esta hora me sublima en su nombre.
PADRE: Mi hijo... ¡oídme seres celestiales en todos los confines del universo! En los cielos rodeados de amor este día no debe ser olvidado al ver esta gran alegría cúmplase lo que aquí se ha dicho, lo que aquí se os manifiesta, cumplid y pregonad el mensaje que inmediato os doy. (Sale acompañado del Ángel 1.)
LUC: No puedo creerlo, el Querubín protector el que cubre con sus alas al altísimo sufre este vejamen. Ahora verán de lo que soy capaz (Sale por el otro lado).
(Luces que se prenden y apagan, se escucha ruidos tambores- los ángeles se reúnen y otros siguen llegando)
MELQUISEC: Que noticia tendremos, que me intriga en gran manera,
HUSI: También es lo que quisiera saber con gran ahínco pero pronto veremos de lo que se trata y en esa forma todas nuestras intrigas quedaran despejadas.
LUC: (Ingresa y todos se postran)
MELQUISEC: Adorad al que esta junto al gran señor y nada se nos sea gravoso ensalzar al que esta delante ce vosotros.
LUC: Oh día grandioso en que se dice que hay una nueva luz, en que se dice que un nuevo albor a florecido, en que todo se ha creado perfecto; pronto es perecible a poder verter el corazón de aquel que en gran manera nos amo y que hoy se ve manchado de esta gran negrura en el corazón de este gran cielo.
ANGEL 1: (Para sí mismo) ¿Qué es lo que está diciendo? ¿acaso esta hablando de una injusticia que ha ensombrecido el cielo?.
LUC: Y de aquí en adelante la injusticia hecha raíces para verter el gran dolor que se aproxima para invertir por doquier y encontrar descontento, no se es menester ser agraviado para darse cuenta de los que sucede
HISEC: ¡Oh querubín protector! ¿qué es lo que sucede? si en tinieblas estamos, decidnos ¿por qué causa y quien es el que originó semejante dolor?.
LUC: Es el padre que en imperecederas y complicidades con él a sido ensalzado no porque lo mereciera sino porque hubo una gran injusticia.
BURM: ¿Qué dices? que por el engrandecimiento con poder y con gloria igual que el padre le hace al hijo; hoy levantaos la voz para soslayar lo que es de menester y la obediencia prime en nuestro universo
LUC: Que talante tan necio y palabras de efímera calidad brotan de los labios, vosotros aquellos infames serviles, ¿no os disteis cuenta de lo que significa esta injusticia? ¿acaso sois ciegos? que de ahora en adelante el periodo autoritario se ha de fijar arraigadamente para destruir a que solo existe un autoritario y la tan preciada libertad que hoy gozáis, mañana será desecha ya no tendréis este libre albedrío y así se Irán encadenando los sinsabores de vuestros actos.
MELQUISEC: Y que os propones para borrar esta injusticia que se ha hecho.
LUC: Solo el verdor de vuestra esperanza se envuelve, en vuestro ser que se derrumba hagamos otro reino en que la verdadera justicia se vuelva a favor de vosotros y no se socave vuestra integridad de una manera vil.
MELQUISEC: A manera de engaño se nos ha estado manejando no obstante seremos los que a ti te seguiremos y que el portento y la justicia reinen siempre que no sea golpeado con rubor y con temblor aquella deslealtad que se nos muestra y es claro del día de hoy.
ANGEL 1: no-os digáis de rebeliones ni de chantajes que el ardor de la ira de Dios, al encenderse puede destruir su tan equivocada rebelión así como vos fuiste creados así seréis destruidos, si seguís con esa actitud rebelde y absurda que el amor triunfe y no los oscuros pensamientos.
MELQUISEC: A ti oh ángel servil que te cubres de día en todo momento obedeciendo favores de esta amarga lucha que hoy empezamos para verter el gran desafió que nuestro comandante ha decidido.
HUSI: Tienes razón Melquisec también estaré con vosotros para reclamar la justicia requerida, y nada se nos diga de aquí en adelante para verter el gran desafío a la autoridad de aquel que se ensoberbeció en un pestañear.
BIRM: Es muy pobre este desafió solo el amor puede curar semejante llaga para que se muestre el camino correcto y ese es la sumisión al Padre, que en su infinito amor nos trae hasta aquí el invalorable don de la bondad.
HISEC: (Grita) ¡Paz, a vosotros! ¡Paz a vosotros! Que nuestro cielo no se nuble el día de hoy, no en este día en que se dice que ya esta nublado, paz a vosotros, verificad vuestros corazones Uds. que quieren ver lo que se ha hecho de la forma contraria. Si lo que ocurra se sentirá en todo el cielo y la gran conmoción estará en nosotros, si hoy te alejas oh querubín protector, quien dirigirá el coro de alabanzas sublimes, quien verterá sobre los pies del altísimo el nardo de la buenaventura, quien cubrirá al altísimo con sus alas, quien será llamado el querubín protector (llora) ¡vuelvan de esos caminos!
ANGEL 1: Si vuelvan pues el cielo llorará en este día por este oscuro hecho que los libros no quisieran registrar (llora) también se los suplico que vuelvan al camino que es lícito, no causen dolor de los que estamos aquí.
(lloran ángel 1, Birm, Hisec - música)
HISEC: (Canta) No hay otro cielo como el nuestro, no te alejes hoy vuelve al que te dio el ser.
ANGEL 1: (Canta) Si el ardor de vuestro corazón es contrario al cielo, pídele al Señor que ahora te restaure y que te renueve ese pensamiento.
LUC: (Canta) No me turban vuestras palabras pues es la decisión es tomada ya.
CORO: (Luc, Melquisec, Husi) Quiero justicia también, pero que no sea la autoritaria, ni dictador sino que sea cimentado en amor.
LUC: No volveré por ese camino que me os señaláis, al contrario vengo a pedirles que se unan a mi causa; y que ningún mal se halla en mi ser sino que la razón esta dentro y hoy florece para raer de raíz todo cúmulo de injusticia, es esto lo que os quería mostrar y que la unión de vosotros significará el triunfo de la causa y la oportunidad no se nos es esquivo, ahora es que ha llegado e tiempo de seguidme y gozaran plena libertad delo que jamás se os habían imaginado. (sale seguido de Melquisec y Husi)
ANGEL 1: Que dolor hay en mi ser que apenas me sostengo con el dicho de mio corazón y la imposibilidad de creer lo que esta ocurriendo.
HISEC: Vayamos pronto a comunicarle al señor de lo ocurrido es lo mejor a percibir o lamentarnos de una desgracia en los atrios celestiales.
BIRM: Hasta hoy todo caminaba de adoración en adoración y de pronto se rompe cual cadena que estremece al cielo entero, ¿cual será la actitud de Nuestro señor por este hecho? No lo sabemos o tal vez se enfocara una gran batalla.
ANGEL 1: Ni lo menciones sino que es la esperanza puesto en la sabiduría del Altísimo o para convencer al querubín a que deponga su actitud.
HISEC : vayamos pronto que la morada no debe ser perturbada, por ese gran choque de un encuentro fatal que se ensombrece cual nunca se imagino ningún ser celestial; que hoy se torna en soledad y impresionado por esta rebelión. (Están por salir pero se postran)
TODOS: Señor mío grande sea tu misericordia, que en esperanza estamos para ver lo que su bondad se diluya en este extremo nubloso que vemos hoy en día.
HIJO: (Ingresa) Salud, y conservad la calma y decidme lo que a acontecido (silencio) que gravedad envuelve vuestro silencio, que se prodiga en vuestros ojos puedo ver el dolor y la tristeza que envuelve vuestro espíritu. Levantaos y dejad que vuestro ser sea invadido por la paz celestial.
ANGEL 1: (Llora) como podrá ser que nuestro corazón se halle en paz cuando de pronto las lágrimas del cielo caen cual gotas de gran dolor que sitia nuestro espíritu.
HISEC: Es el desatino del gran personaje del lucero de la mañana que hoy nubla nuestro cielo y manchado se es ahora.
HIJO: Me preocupa los dichos, decidme cuanto antes lo que ha ocurrido con el querubín protector.
ANGEL 1: Es la vida que nos viene en cima y perdonadme que las lagrimas se vienen y no las puedo controlar es que el día de vuestra glorificación se desecharon sus planes, él había soñado con ese gran día y al ver que no era como lo había soñado se volvió en contra tuya ...
HISEC: Convoco a la reunión y a logrado convencer a una buena cantidad de Ángeles a seguir en pos de sí.
HIJO: ¡Una rebelión!
ANGEL 1: Si es una rebelión y no han querido volverse atrás aduciendo la gran injusticia y mencionando al altísimo como el cruel, y autoritario.
HIJO: Se me agita mi corazón al escuchar que me aprisiona lentamente mi garganta, una rebelión así desestabiliza nuestro rey. ¿Por qué si es él mas querido de entre todos?, si es al mas ensalzado en el universo ¿acaso quería aun más? (llora) no, lucero de la mañana tiene que volver a mirar dentro de ti y tu bondad no se esfume y se pierda cual nunca hubo justicia no soslayes este cielo tan límpido que se nubla con esta sin razón.
BIRM: También nosotros estamos dolidos por semejante decisión es que en nuestro ser existe el amor hacia él; pero es más grande la verdad que encierra este cielo para poder proveer lo que esta aquí enclavado y enmarcado.
ANGEL 1: Perturbado esta nuestro ser como el oro, en el horno se disipa el gran celeste y como si apretara alguien el corazón se cansa de llorar y nuestro espíritu se nubla con este hecho.
HIJO: Una rebelión, no esta en mi ser creer esta posibilidad, es como si perdiera mucho y que se derrumbara todo no puede ser si este es el gran amor de que estamos hechos y el dolor que se nos muestra, ¿donde lo alcanzare?, si su ilusión y su pensamiento cambia para rebelarse contra nosotros .
ANGEL1: ¡Mi señor y rey! mostradnos el camino que debemos seguir y cual será vuestra actitud ante tal hecho que intriga nuestro ser y se vislumbra el mio propio como si fuera la gran pérdida que se nublara en cuanto tocara una decisión.
HIJO: La actitud procederá de mi padre quien determinará que es lo que se debe hacer y hasta entonces esperaremos el final de esta lamentación que nos ensombrece.
ARFIR: (Ingresa) Oh bondadoso rey, aquí yace mi espíritu que se despedaza para haceros saber lo que acaba de acontecer.
HIJO: ¿Qué es? Acaso otra noticia dolorosa traes en pos de ti, contándolos deprisa.
ARFIR: Es el lucero que en sombrías manifestaciones se halla como ya debisteis saber de la gran rebelión que toma hoy el estandarte, según sus palabras una justicia negada, es el hecho que los tiene aprisionados a algunos de aquellos que lo acompañan algunos han querido deponer su actitud pero les ha llenado el corazón con una frase muy sugestiva, ellos no podrían volver pues habían ido ya muy lejos.
HIJO: Que desilusión de aquel que era él mas honrado de los ángeles y hoy arruina su propia futuro en esta era de tribulación para nosotros.
ANGEL 2: (Ingresa y se postra ante el Hijo) Mi buen rey tengo un mensaje que darles.
HIJO: Hablad lo que dice el mensaje.
ANGEL 2: Alabado sea nuestro Señor que hoy en día se perturba el cielo y hay gran dolor esta convocando a una reunión a todos con suma urgencia y deben presentarse cuanto antes; me obligo seguir pregonando este mensaje para el cumplimiento de la misma. Me retiro (sale).
ANGEL 1: Que misterio tendremos ahora que afrontar para el bien de nuestro cielo debemos verter nuestras adoraciones en oraciones.
HIJO: Oh la alabanza se estreche el día de hoy.

Telón

ACTO III

(Todos se hallan reunidos)
ANGEL 1: Pregonad todos el reino del grandioso soberano que ensalza toda su dirección y alabad a aquel que mora entre querubines.
PADRE: (Ingresa, todos se postran y se sienta en el trono)
ANGEL 1: Entonad alabanza y se disipe toda forma de desamor y escuchad prestos al mensaje que envuelve la gran virtud del ser supremo rey y el sustentador por los siglos.
PADRE: Esta reunión convocada por extremo de los vítores que existe la gran justicia y sublime don que se enseñorea en cada paso; abyecta se reúne al versar una gran herida, en el costado del cielo en forma sutil y desdeñosa que siempre se quiso formar parte de la cabeza de este mar de vidrio; ¿decidme oh querubín protector cuál es la verdad que os mueve en esta gran tribulación?
LUC: Oh altísimo se me viera junto a ti, en gran ventaja estaría; pero ya se cometió gran injusticia que mi valor séllenos de pavor al mirar esta gran verdad, oscura que escucharon mis oídos y nada se me dio.
PADRE: Exaltado y ensalzado fuiste se preparo tamboriles para tu creación te paseabas sobre las brazas, y tu vestimenta la más hermosa del todo el gran cielo Quisiste en medio de esa gran altura subir aun más.
LUC: Se me humilla de forma tal que se estropea mi ser todos los poderes diste a tu hijo en el concilio no tengo yo ingerencia, se me trata como el menos entre todos. Y se me reclama mucho dándome poco.
PADRE: La rebelión que provocasteis se diluyo en esperanza, pues habéis arrastrado cuanto pudiste contagiando tu gran amargura a los que te siguieren y hoy ¿qué tramas?.
LUC: Solo quiero que se me dé el honor que le diste a tu hijo y me pongas por encima pues la merezco y nada es desdeñarse.
PADRE: Que ensalzado estuviste en el edén estabas en el huerto de Dios; de toda piedra preciosa es tu vestidura; de cornerina, topacio, jaspe, crisolito, berilo y ónice; de zafiro, carbunclo, esmeralda y oro; los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación.
LUC: Todo eso lo se desde el principio no es necesario volver atrás para justificar este vejamen.
PADRE: Te daré una oportunidad de arrepentirte y todo será sellado y olvidado de otro modo la maldición recaerá sobre ti.
LUC: No quiero tu perdón solo quiero que me des el poder que nunca tuve.
PADRE: Es vana tu petición; y nada se te dará solo una oportunidad de defenderte tú y quienes te siguen; Todos vosotros que hoy rompen mi corazón se enfrentaréis en una lucha con los leales a mí al mando del que es causa de tu envidia y amargura.
LUC: Derrotaré a todos esos serviles; junto aquel que lo pusieron en el gran pináculo sin sustento.
PADRE: Puedo destruirte ahora si así lo decido, pero te daré esa ocasión de medir tus fuerzas, podeos iros.
(Salen Luc, Melquisec y Husi)
PADRE: (Al hijo) Preparaos para esta gran batalla y mostrad al universo este drama que debe llegar a su fin la maldad y el odio no debe prevalecer en este lugar, ha sido violado el principio de buena bondad; luchad con tesón y gran ardor.
HIJO: Si Padre mío y victorioso, e de luchar contar la maldad de aquel que fue en gran manera la bienaventuranza del cielo; hoy solo es causa de dolor y mi vida se funde en un enfado sin fin.
PADRE: Volveré hijo, presenciaré esta luchará y mi corazón estará contigo (sale).
HIJO: Hoy día es el gran día en que Dios debe ser elevado; su victoria a de resonar en todo el universo y verán que el día de la justicia a llegado alistados para la batalla.
(Salen todos se oye tambores de guerra que simula la pronta lucha y aparecen al lado izquierdo Luc, Melquisec, Husi, Arfir y otros extras cada uno con espadas; También aparecen por el lado derecho Hijo, Hisec, Ángel 1, Burm y Ángel 2. los dos bandos se ponen frente a frente - coreografía de lucha termina cuando van cayendo uno a uno los rebeldes)
HIJO: Salid de en medio del cielo, salid porque la ira del todopoderoso se ha encendido, porque la iniquidad y la malignidad no prevalecerán mas en el cielo.
(Salen todos los malvados y todos los leales se quedan en silencio e inmóviles)
HIJO: (Canta) Soy vencedor pero esta separación causa un gran dolor y deja el vacío en nuestro cielo.
LEALES: (Rodean al hijo) Bendito Miguel, el vencedor de duras luchas hoy en alabanzas de damos loor porque venciste la iniquidad y todo lo que desagrada a Dios.
VOZ DE ANGEL 1: ¡Ahora ha llegado la salvación, el poder y el reinado de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo! Porque ha sido arrojado el acusador de nuestros hermanos, que los acusaba día y noche ante nuestro Dios. Por eso, ¡alegraos, cielos, y los que habitáis en ellos! ¡Ay de la tierra y el mar! Porque el diablo ha descendido a vosotros, con gran furor, al saber que le queda poco tiempo".
PADRE: (Ingresa y todos se postran) Todos son muy leales; habéis vencido con el gran amor que hay en vuestros corazones y aquella generación de ángeles rebeldes harán nido en la tierra.
HIJO: Mi padre, la paz vuelve al cielo ya no habrá más engaño ni mal que pueda perturbarnos.
PADRE: (Al público) Tu querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; En medio de fuego te paseabas. A causa de la multitud de tus tratos fuiste lleno de iniquidad, y pecaste. Por eso te echaré del monte de Dios, te arrojaré de entre las piedras de fuego, oh querubín protector. Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor. Yo te arrojare por tierra, para que los reyes te vean. Con la multitud de tus maldades y de tus tratos deshonestos, ensuciaste tu santuario. Yo pues sacaré fuego de en medio de ti, que te consumirá, te pondré en ceniza sobre la tierra a los ojos de todos los que te miran. Todos los que te conocieron de entre los pueblos, se asombrarán de ti. Espanto será, y para siempre dejarás de existir. Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo, en lo alto, por encima de las estrellas de Dios levantaré mi trono, en el Monte de la Reunión, al lado norte me sentaré. Sobre las altas nubes subiré, y seré semejante al Altísimo; pero serás derribado hasta el sepulcro, al más profundo abismo; pero tú eres echado lejos de tu sepulcro como tronco abominable, como vestido de muertos a espada, que descienden al fondo del sepulcro, como cadáver pisoteado. No serás contado con ellos en la sepultura; porque tú destruiste tu tierra, mataste a tu pueblo. Nunca más será nombrada la descendencia de los malignos.
HIJO: Miremos el futuro buen padre, y hagamos todo nuevo para nuestro reino y se halle maldad en él.
PADRE: ¡Levántate hijo! El Hombre deberá ser un poco menor que los ángeles y les pondremos una vía de libre elección, que tendrán que pasar la prueba para merecer del árbol de la vida, y también en el paraíso pondremos el árbol de la ciencia del bien y del mal.
HIJO: Habrá oro, bedelio y ónice.
PADRE: ¡Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza! Que sean para nosotros nuestra delicia en gran manera.

Telón

ACTO IV

(Escenario de la tierra con ríos y un árbol donde hay frutos se encuentra en el Adán quien conversa con Eva)

ADAN: Mujer, magnifica luz me da Dios para que sea mi ayuda idónea; en este edén tan maravilloso.
EVA: Esposo mío, cual esplendor es este paraíso que Dios nos dio, esta llena de frutos, muy apetitosos.
ADAN: Si esposa mía, ya les puse nombre a los animales desde el más pequeño hasta el más grande.
EVA: Sé que tienes mucha sed y también lo tengo; iré a traer un poco de agua.
ADAN: Descuida esposa mía; yo iré mientras tu descansas esta labor lo haré.
EVA: Bien; no te demores sino moriré de mucha sed.
ADAN: Esposa mía, volveré apenas tenga el agua (se retira).
EVA: ¡Que bello es este paraíso, lleno de paz y quietud todo es tan bello que solo la alegría, podría estar presente! (se queda inmóvil)
(Ingresan Arfir y Husi)
ARFIR: (Mirando a Eva) Mirad que belleza vislumbrante que se ve, es nuestra ocasión de cobrar nuestra venganza es tiempo de destruir a todo lo que sea Dios este es el día en que están separados será fácil de convencerlo que desobedezcan y pueda coger el fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal.
HUSI: Yo lo puedo hacer; ya me imagino que es lo que le estoy diciendo para que tambien se convierta en mortal.
ARFIR: Yo seré el que haga una proposición tan buena que no fallará; el engaño es el camino más facil para tener éxito, mancharemos también este paraíso así como lo hicimos él el cielo, ja, ja, ja.
HUSI: Mirad no mas, y ¿qué hay con su Dios? ¿Acaso no veremos a su dios actuando?
ARFIR: No, si entre ellos no hay comunicación y recuerda también ellos tienen libre albedrío.
HUSI: Y con Adán sucederá que cuando estemos en ella será fácil convencerle y todo estará a favor nuestro habremos destruido por completo la creación del hombre y así nos cobraremos la revancha del habernos echado del cielo.
ARFIR: ¡Sí! Es lo más acertado que he escuchado y seremos los reyes de este mundo, que bien pensado y todo será magnífico quien más será el alabado sino nosotros porque les daremos riquezas a los que nos adoren postrados les daremos todo el oro del mundo si hacen lo que les decimos y manda nos podrá detenernos nada ja, ja, ja, ja.
HUSI: Yo seré el jefe de las legiones y andaré de adoración en adoración ni aun en el cielo habrá tanta adoración y seremos grandes porque así fuimos formados perfectos para las riquezas.
ARFIR: Entonces seré yo quien haga este trabajo inicial déjame a mí lo que debo hacer y tendré éxito.
HUSI: Basta de soñar ya que yo estoy mejor capacitado en hacer esta muy esperada tentación.
ARFIR: ¡No! Lo haré yo porque soy mejor que tu, y no se diga más que tengo la última palabra como lo a sido siempre y así debe ser porque no eres mejor que yo ¿habéis escuchado?
HUSI: ¡Te equivocas con tus palabras! No hay más ser inteligente que yo iré hacer yo el trabajo.
ARFIR: (Lo tira) No, es que no lo entiendes que vas arruinar y desmoronar todo lo que venimos planificando; eres de poco pensar esto debe ser echo por un ser superior a ti...
HUSI: ¿Qué dices? Me estas diciendo que soy torpe...
LUC: (Ingresa) Basta ya de esta discusión e aquí vuestro príncipe que se encargará de ese trabajo todos Uds. no están capacitados para semejante labor; con Uds. solo habría fracaso; quien de Uds. se siente capaz de realizar la tentación del hombre dejad la labor a vuestro soberano yo mismo ejecutaré este hecho.
ARFIR: ¿Pero señor?
LUC: Que no se diga ni una sola palabra que vuestra inteligencia es poca para realizar esta delicada misión, pueden retirarse. (Se retiran Husi y Arfir). Esta es mi oportunidad porque al llano descendí ni en mas verteré la sabiduría locuaz que el la ver el bravío singular; ha de caer aquella mujer pues con ardides he de acercarme y nada de desventura en mis palabras a de ser en encapilladura en este tan pronto triunfo tan elegante que veréis. (Se oculta y aparece una serpiente).
VOZ: Escucha mujer, mujer.
EVA: Quien me ha hablado si a nadie veo mas locura no creo que mi mente sola está.
VOZ: Aquí, aquí varona.
EVA: Que voz es esa que di me Señor no parece, y de mi Esposo tampoco ascazo en mío ser escucho algo a quien no debo; o es la voz que proviene de aquel árbol de la ciencia que dijo Dios no tocareis ni comeréis.
VOZ: Mujer aquí estoy, no temáis que vuestro amigo aquí se funde no temáis que os vengo a ofrecer el prodigio camino de cristal y poder.
EVA: Que os venís a ofrecer acaso ya no lo tengo todo y no añoro nada.
VOZ: de modo que ninguna necesidad tenéis pero voy a preguntar que es lo que falta. ¿Conque Dios os ha dicho: no comáis del árbol del huerto?
EVA: No atino quien sois vos pero contestare a vuestra pregunta. De todo árbol podemos comer; pero no del que en medio del huerto dijo Dios: no comeréis de él ni lo tacareis para que no muráis. Si es que vuestra pregunta es contesta permitidme que me aleje pues deprisa estoy para ver al que es mi compañero.
VOZ: Es que no sabéis, que muchas cosas están escondidas que vuestra beldad no percibe Dios dijo: que no moriréis pero yo os digo al oido: no moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como dios, sabiendo el bien y el mal, ved que apetitoso se encuentra este fruto tan maduro y delicioso ¿acaso negareis a vuestro ser este exquisito manjar?
EVA: Entonces meditando estoy acaso en un error estoy pero descubierto esta el fruto que he de tomar y seré como vos habéis dicho.
VOZ: Come, come y seréis como Dios.
(Eva come el fruto música estruendosa)
ADAN: (Ingresa) Perdonad esposa mía que es vuestra la belleza pues el agua aquí traigo con venturosa hidalguía. (La mira) ¿qué es lo que ha ocurrido en mi ausencia? Que desgreñada te encuentro acaso un mal acaparó vuestro ser. ¿Habéis comido del árbol prohibido?
EVA: Si, la serpiente dijo que seremos igual a Dios y conoceremos el bien y el mal probad vos también.
ADAN: Probaré aunque en afán me encuentro con tanta duda os recibo pero igual suerte deseo compartir con la mujer que Dios me dio cual fuera tu pena mi pena será pues en mío vida escrita estas.
(Música fuerte)
ADAN: ¡Oh! ¡Mirad! (Mirando su cuerpo) cual pena se angustia mi alma estamos desnudos (ambos corren y sacan una hojas y se cubren.
VOZ DEL PADRE: Adán, Adán ¿donde estas?
ADAN: Escondámonos (se esconden)
PADRE: (Ingresa) Adán, ¿donde estás? ¿Dónde estás tú?
ADAN: (Sale de su escondite) Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me nos escondimos.
PADRE: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol que te prohibí comer?
ADAN: La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y comí.
PADRE: ¿Qué has hecho?
EVA: La serpiente me engañó, y comí.
PADRE: (A la serpiente) Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo. Sobre tu pecho andarás y polvo comerás todos los días de tu vida.
Enemistad pondré entre ti y la mujer, y entre tu descendencia y su Descendiente. Tú le herirás el talón, pero él te aplastará la cabeza. ( A Eva) Multiplicaré en gran manera los dolores de tus embarazos. Con dolor tendrás tus hijos. Ansiarás a tu esposo, y él te dominará. (A Adán) Por cuanto obedeciste a la voz de tu esposa y comiste del árbol que te había prohibido, maldita será la tierra por tu causa. Con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. Espinos y cardos te producirá, y comerás las plantas del campo.
Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra de donde fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás. Vestios con estas túnicas y cubrid vuestra desnudez.
ADAN: que terrible habíamos pasado en un cerrar de ojos fuimos engañados y el dolor acusa en nosotros; y con dolor viviremos hasta volver al polvo.
EVA: Igual suerte me toca vivir cual engaño de ese villano negarlo es la dicha inmortal que existió.
ADAN: Ahora esposa mía te llamaras Eva, porque ella serás la madre de todos los vivientes.
HIJO: (Ingresa) Las sombras recaen en esa tierra en caducas flores y el agua deja de ser, que regando va por el vapor de sus entrañas, asombraos tierra temblad que se ha hecho príncipe aquel que siendo arcángel se descubre en su maldad como en libertino la humana vida se acaba por compañía.
PADRE: Ahora el hombre es como uno de nosotros, conocedor del bien y del mal. Así, evitemos que alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma y viva para siempre (a Adán y Eva) ¡Salid de en medio del paraíso! Y labrad la tierra de donde fuisteis tomados.
(Salen Adán y Eva)
ANGEL 2: (Ingresa) Alabados sean Vosotros, presto estoy como el día y la noche que siempre cumplen su misión a cumplir vuestro mandato me acerco hoy.
PADRE: Colocad al oriente del huerto de Edén querubines y una espada encendida que se revuelva a todos lados; y así guardad el camino del árbol de la vida.
ANGEL 2: Así cumpliré el mandato que hoy declaras y el universo entero a de mirar a través de este el fin de y el inicio de la creación (Venia y se retira).
PADRE: Lisonja quería el día de hoy; mas se corre la niebla para dar paso a las tinieblas por afán y cándido lustro, se apaga la vida del ser que fue inmortal y contagiando su vulgo arruina la vida del hombre y falta el plan acaecido la caída del hombre que os toca vivir al príncipe de luz llamado Emmanuel
HIJO: Que jornada me espera que mi mente discurre con afán he de estar para salvar al que es caído por saña de Satanás mas vencer debo al mal escarnecer por oprobio pasaré cual gentío maloliente pero en signo destellante en gloria me alzaré para que contando los días digamos al profeta a anunciar vamos que de una virgen he de nacer y será cual humano con de débil afán de Adán y Eva que en ocasión tentado se vio por cruel tentador mas rescatar es el plan que atino y dispuesto a ir estoy pero no dudar quisiera al morir como el hombre despreciado.
PADRE: Es la recompensa que al hombre debemos dar cual oportunidad que es sus desvaríos se hallaron calmos mas la maldad hará presa del hombre pues es el príncipe de las tinieblas que se encierra con tal sutileza que aún a los escogidos engañar podrá mas tu deber debe ser evitar alejarse del ser que los creo en suspicaces y encantos filtraran los hombres de aquí en adelante han de morir o por la desobediencia de aquellos y tomar del árbol de la ciencia del bien y del mal mas no será el dolor de la muerte con afán sin fin, sino que tendrá un ligero sueño donde al despertar en retribución que dar a los amados a quien iras a rescatar.

Telón

(El mismo escenario de la introducción)
JOSE: Es lo que ocurrió en este gran encuentro de Miguel y el dragón que lucharon Miguel luchaba por la presencia de la paz y asegurar al alabanza y piedad en el cielo. Y el Dragón ahora esta de ira porque echado fue a este mundo en que príncipe es como en el cielo tuvo poder ahora nada hermoso sino su imagen vejado ya nada tiene de la cornerina y el topacio de su vestimenta mas con ardid os engaña diciendo que así escrito esta en esta libro que Dios hizo escribir.
MARIA: Venturoso es el nacimiento de este niño por justicia y salvar al mundo ha venido aun quiere declarar no puedo que a de hacer mas con voluntad lo traje cual el Ángel Gabriel me anunció aquella ocasión que un anuncio estremeció mi ser.
JOSE: Es el Padre bendito que envía a su hijo por amor a su nombre que hará el de justiciero pues de una virgen nació en cada alo de vida estará ayudando a enfermos y el señor de la vida a muertos resucitará si su gran voluntad así debe ser encumbrado esta el príncipe del mal mas el ha jurado que derrotar podrá al que vino y hoy niño todavía es.
MARIA: Ya vinieron grandes sabios de oriente ellos anunciaron el buen amor que precederá al lugar de la gran bondad que muchos anunciaron entre gozos lo esperaron mas no decid de aquel que se esfuma aquel tentador que viene a su fin.
JOSE: Mortal soy más inmortal será como hoja en el tálamo estaré junto a aguas de reposo estaré pirque santo es aquel que en nombre se fue y renegó su inmaculada dicha del reino en que vivió.
MARIA: A destruir por completo vino la muerte de dolor así vencer podrá al maligno que nos odió. En viles desencuentros con ardides engañó.
JOSE: Esas las desdichas del pobre que no esta con Dios y con este nacimiento nada malo habrá aunque Herodes haya dictado muerte contra mi niño a Egipto iremos por el sendero que nos guía hasta caer muerto de aquel sanguinario hombre.
MARIA: Deprisa andad que los soldados por venir están; y perded la vida a cambio de este mi rey, que en Belén nació y pastores adoraron cual nunca lo fue.
JOSE: No callaremos, nuestro contento en esta época que se ha dicho nuevo rey de Jerusalén tenemos mas el odio plácido y temeroso no nos harán temer pues con encanto estaremos al ver la gloria de aquel que su nombre es Emmanuel.
MARIA: (Al público) Mi Dios me escogió cual mujer sin pecar por gracia concebí y con poder yació el que en delicias está y hoy que celebráis vos también este nacimiento no sea este día solo regalos para voz ni comidas para vos pues aquel niño que en mis entrañas creció por amor llegó con regalos para los que necesitáis.
JOSE: Dad de sí con amor es el refrán del gran Dios y alabad aquel que de tinieblas rescató cual mísero ruin encontrones llenos de bazofia mortal mas hoy ya limpio que este niño en pos de una cruz siguió y castigo sufrió por verte sonreír en este día feliz que a presenciar el teatro venís recordad siempre que no en vano vino Jesús sino porque liberarte quiere de ese maligno cruel (sale).

Telón


                                                                      Fin
http://americo.tripod.com.pe/elteatrocomoministeriodelapredicacin/

PRINCIPAL

OBRAS TEATRALES

La victoria de Cristo

El cuarto Rey mago 

Por la libertad

 Mamá Rocío 

 Por ti hijo mio 

El cielo en la tierra 

 La Caida 

 El Pecado de David

La Conversión de Pablo 

 Álbum de fotografías 

Hijo mío 

Acerca de mí 

 

 

SI QUIERE COMPARTIR SUS INQUIETUDES O ENVIARNOS UNA DE SUS OBRAS, NO LO PIENSE MÁS, HAGA CLICK AQUÍ

Al buscador de La iglesia Adventista del 7mo día

         Nedstat Basic - Free web site statistics

LEA Y ESCRIBA NUESTRO LIBRO

 Américo Maguiña