Make your own free website on Tripod.com

SOY UN CONQUISTADOR

  

HOME

RELATOS

ESPECIALIDADES

CAMPOREES

CLUBES DE CONQUISTADORES

ORDEN CERRADO

SERMONES PARA CONQUISTADORES

HIMNO DE  LOS CONQUISTADORES

DESCARGAS

Actuar - actuar 

LA IASD EN EL MUNDO

EL TEATRO COMO MEDIO DE PREDICACIÓN

 

 

EL TEATRO COMO MINISTERIO DE LA PREDICACIÓN

Hijo Mio

Américo MAGUIÑA
Personajes

1. ÁNGEL..........................................
2. MARTHA.......................................
3. MENDIGO....................................
4. PILAR............................................
5. LUCAS..........................................
6. DORA............................................
7. SICSA............................................
8. ROSENDO....................................

ÁNGEL : (Ingresa) Andad pues, apilar vuestros honores, ensalzad vuestras buenas obras y ved lo que aquí presento la inmensidad con valor sempiterno; ved la gloria, si fuera hoy, oh si ya fuera hoy (levanta la voz) ¡venid! que aquí os llamo, que aquí proclamo tu gloria. Tus hijos que nacieron de tu vientre acariciados con vehemencia, surtidos con amor incomprendida. Venid que aquí os proclamo reina y mirad el horizonte salid pues de donde estéis (Ruido).
MARTHA: ¿De quien oigo la voz? Quién me visita este día, ¿acaso descanso no tendré? Ni aun en mi casa ¿quién proclama mi nombre con ahínco?.
ÁNGEL : Venid, Martha.
MARTHA: Señor ¿cómo sabe mi nombre?
ÁNGEL: Desde el vientre de tu madre te conocí, desde antes de la fundación de la tierra, te proclamé mi redención.
MARTHA: Que hago aquí sin mis hijos, el mayor, mi príncipe no ha ingresado a la universidad, sufro por él, porque es mi única esperanza y razón de mi orgullo, está deprimido ya he hecho todo lo que he podido . Si esta en ti, déjame ir con él, dejadme hacerlo tengo que ayudarle.
ÁNGEL: Y que con el segundo, con Javier.
MARTHA: Javier... (baja la mirada) hace mucho que se fue, y no sé de él, todos los días preparo un plato más, pensando que ese día vendrá a almorzar, que ese día será el día más feliz de mi vida, llega la noche y el no viene. En mi cama cae mis lágrimas en mi llorar; pienso y me pregunto en que fallé Dios mío si era mi adoración..., y parece no haber respuesta así pasan las noches, los días y veo por la ventana por última vez, de pronto advierto que alguien viene, mi vista se esfuerza, mi corazón late con impulso incontenido para ver si viene mi Javier; pero, a medida que se acerca, se desvela mi ilusión, y no es, y no viene. ¿Quién eres tu? Si sabes donde está mi Javier dímelo que quiero saber de él; no importa si solo lo veo. Es mi gran tristeza (silencio) si solo hubiera tenido una hija quien me comprendiera sería mi consuelo.
ÁNGEL: El eco de tus palabras resuena en el firmamento, el dolor de tu corazón es sentida en el universo quien diera su hijo a esta madre que hoy agoniza como el día en que se dijo varón le es nacido, quien le devolviera a ella la felicidad a este corazón abatido y golpeado.
(se escucha un ruido mientras desaparece el ángel, y permanece ahí Martha ingresa la muchedumbre que pasan como por una calle Martha, busca a Javier Mira hacia todos los lados, desaparece el bullicio y queda sola)
MENDIGO: (Ingresa) Aloe, para disipar mi hambre, agua para apagar mi sed, dadme algo con que cubrirme.
MARTHA: Buen hombre aquí tengo un manto y pan que ofrecerte (le da un manto y saca un pan)
MENDIGO: Que Dios te lo pague al doble y mucho más, que te honre y te dé mil bendiciones
MARTHA: Quien me diera consuelo; mas mi dolor se apaga cuando puedo alegrar a otros; porque mi alma necesita consolación, mi corazón reclama lo que perdí, mas no puedo soportar esta desgracia.
MENDIGO: Si su razón se nubla, con ese dolor que me dices, apartad de él, si su razón osara contarme en algo podría ayudarte, acaso en mis manos está el apaciguar ese dolor, contádmelo y hacédmelo saber que en mi soledad también sufro por mis pesares; mas si os pudiera ayudar dándome valor, levantaré mi ánimo y el sentirme útil me hará diferente.
MARTHA: Es el luto de mi corazón por mi Javier, que hace ya dos años que se fue, sin mediar explicación.
MENDIGO: ¿Es tu esposo? Quizás encontró otro lugar donde sentar cabeza, en otros brazos.
MARTHA: No, es el fruto de mis entrañas.
MENDIGO: Es tu hijo por el cual clama tu ser, pero quizá yo lo habré visto decidme cuales son sus rasgos.
MARTHA: Tiene 16 años de edad (Mientras explica salen ).
ÁNGEL : (Ingresa) Entregad vuestras heridas, al que es sanador, al que os creo y redimió salid mujer y mostrad al mundo cual es el drama que vivís, manifestad a los mares, a las montañas vuestro dolor que hoy esperamos ya.
PILAR: (Ingresa) ¿Quién me llama a estas horas? ¿quien en mi tiempo me molesta? decidme en que os serviré, que es lo está a mi alcance.
ÁNGEL : No temáis mujer, ni exaltad vuestro ser, que aquí os haré una sola pregunta.
PILAR: Que pregunta es decídmelo y apagad mi ser que se intriga.
ÁNGEL: ¿Qué planes tenéis para el futuro?
PILAR: ¿Planes? (baja la mirada) no tengo planes ya, pues no tengo el privilegio de hacer planes, ya no.
ÁNGEL: ¿Que os mortifica que hasta la vida ya renunciasteis?.
PILAR: No renuncié a vivir; sino que la muerte ya esta en mis hombros, mas mi deber es luchar por mis hijos, y mi tristeza es que mañana no estaré.
ÁNGEL: ¿Qué sucede?
PILAR: Es que el dolor es de mi carne, cual pecadora, cual mal habida, un mal maligno se ha apoderado de mí, y el médico ha dicho que poco tiempo de vida me queda, sola la llevo en mi, mis hijos no saben todos los menores, excepto uno, mi esposo, me abandonó al enterarse que estoy desahuciada porque ...
LUCAS: (Ingresa y se dirige al público) Ya no me sirves para nada, una mujer enferma que muy pronto me va a dejar no me sirve, mejor ahora me voy que después, voy a acostumbrarme a vivir sin ti.
PILAR: Lucas ahora te necesito, necesito de ti, que me ayudes a sobrellevar este mal, si no es a ti ¿a quién recurriré? Recuerda cuando nos casamos; hasta que la muerte nos separe.
LUCAS: Palabras, burdas palabras quédate con tu mal, qué con tu moribundo cuerpo matarás también el mío lo que es yo, me voy de aquí (Sale disgustado).
PILAR: Qué planes puedo hacer, si no hay más que forjar, solo le pido a Dios que me ayude un poco más a vivir un día más para ver a mis hijos.
ÁNGEL: La vida se te apaga, mas no pierdas las esperanzas y ¿qué del mayor Sicsa?
PILAR: Él viene en las noches, después de una borrachera con sus amigos...
ÁNGEL: ¿Qué más...? dilo
PILAR: Pero es mi hijo
ÁNGEL: ¿Te golpea?
PILAR: (Llora) Sí, cuando esta ebrio destroza todos los utensilios, destroza todo, pero menos mal que ya se acabará todo muy pronto (al público) hijo ya no maltrates a tu madre, a pesar que no he tenido una educación completa, también sé amar, a pesar que no puedo hablar bonito tengo un corazón que quiere que seas próspero, que te realices, que seas mejor que yo, hijo mío ya no maltrates a tu madre ¿como me gustaría que tu vengas hoy y me digas madre estoy aquí pues acaba ya tu sufrimiento, ya no me maltrates que sufro cuando no comprendes, cuanto te amo (sale).
ÁNGEL: Consolación para tu alma, consolación para tu ser, madre incomprendida... aquí os presento la escena que podéis contar que elevar vuestro ser y suplir las fuerzas que os falta a ti ¡Oh mujer! llamo para saber lo que os sucede, venid pues, y tu corazón derramad el día de hoy.
DORA: (Ingresa) Aquí estoy ¿qué es lo que sucede? decidme con voz clara ¿qué es lo que vive el día de hoy ?
ÁNGEL: Dora. Contadnos lo que hay en tu alma.
DORA: Estoy acongojada por la vida de mi hijo, sin mi mañana moriría, es que no solo le di mi ser, sino que entregaré todo a él.
ÁNGEL: ¿Qué es lo que sucede?
DORA: Estoy buscando donante de un corazón ya el de mi niño no tiene cura; pero, he esperado un mes y nada se puede hacer, si no consigue un corazón morirá pronto... pero él vivirá porque tengo esa certeza, pues esto brota de mi ser, yo le daré mi corazón aunque ya no vea más a mi hijo.
ÁNGEL: ¿Quién pudiera darte ese corazón? que en tu amor de madre veríais crecer al ser de tus entrañas mas te es negado esa dicha para morir y vivir en los recuerdos de tu hijo y amando tu verdad.
DORA: No temo morir por mi hijo, no temo; mas moriré, si hoy viviere mañana y él muriere entonces ya habré muerto al recuerdo inútil trajinando en mis hombros que habiéndolo amado no pudiere demostrarlo, renunciando a vivir, hoy no hago planes sino estar en la mente de mi hijo que mientras su corazón late viviré en ese espíritu que hoy decide vivir en otro cuerpo, ya que no pude dar un corazón sano en su nacimiento pero he aquí mi corazón... (sale).
ÁNGEL: Experiencia de la vida, dolor empero, hechos históricos escritas en los libros, escritas con sacrificio, he aquí os mostraré a estos seres que a conclusión llegó, para que al virar por doquier el pensamiento quede grabado, y hoy al salir abrazar al ser que le dio el existir. He aquí pues venid que os llamo (sale).
MARTHA: (Ingresa) Aun mi ser implora a mi Javier, que solo tengo la pena de mi alma, y cada mañana esperaré que venga mi hijito, aun en mis sueños esperaré que vengas, mi Javier, si cometí algún error te pido que me perdones y si hoy me escuchas no tardes en venir.
MENDIGO: (Ingresa) Camino y no me detengo, no hay noticias de tu hijo, pero será bueno esperar
(se sientan y conversan)
Ingresa una caja mortuoria que llevan cuatro hombres, seguido de otros personajes, se detienen en el medio del escenario. Música triste.
SICSA: (Ingresa) ¿Donde está? ¿donde está? (se dirige a la caja) quiero verla, quiero verla. Madrecita, no me dejes, que va a ser de mí sin ti, ya no lo haré más, pídeme todo lo que quieras; pero, no te vayas (llora) porque no te hice caso, tus consejos eran valiosos ahora te pierdo, ya no tomaré ya no te golpearé aah, que he hecho.
Cargan la caja, y continúan la marcha y salen. Quedan Martha, mendigo y Sicsa.
MARTHA: (Acercándose a Sicsa) ¿Qué ocurre? ¿Era algún familiar?
SICSA: Si, es mi madre, y no supe apreciar su amor, me mofaba de su vida, de sus comidas llegué hasta golpearlo sin compasión cuando algo no me gustaba, pero era solo cuando estaba bajo los efectos del alcohol, ahora lo perdí para siempre. Debo ir, proseguiré aunque el dolor y el remordimiento me atormente (sale).
MARTHA: Los hijos reflexionan muchas veces cuando ya es demasiado tarde.
MENDIGO: Si, yo también me escapé de mi hogar, era muy joven y nunca más volví hasta ahora sumido en la miseria, que al intentar volver no halle a nadie como si la tierra se los hubiera tragado, pero los golpes nos enseñan a repensar nuestra vida, si hoy viera a mi madre cuan feliz sería; pero es solo un sueño, quizás ya no lo veré nunca.
MARTHA: Tu madre debe haber sufrido mucho, así como yo ahora, como quisiera que mi hijo vuelva en estos momentos.
ROSENDO: (Ingresa y se dirige al público) Soy Rosendo, he vuelto a vivir porque mi madre me concibió dos veces. Primero me dio la vida y ella se alegró en gran manera de su ser, al pasar los años mi afección cardiaca, hizo que ella donara su corazón, lleno de salud lleno de amor teniendo una vida por delante decidió morir para vivir yo, como persiguiera que hoy estuviera a mi lado abrazándome; pero siento que daría todo por ella... la perdí sin mediar palabra a veces parece la vida injusta porque no vemos el drama de amor que se vive. Siento el corazón de mi madre en mi ser, pero madre mía quisiera que solo me dijeras algo o sonrieras.
ÁNGEL: (Ingresa) Bienaventurado sois hoy que habéis vivido con la gran acción del ser que te dio su vida; así un día, vino un hombre dispuesto a morir para salvarte, si hoy alguien tuvo que morir y voluntariamente se ofreció tu madre aun sabiendo que no te vería más, ni disfrutaría de la alegría de tener un hijo por quien se da todo; así también cristo murió para darte la vida.
SICSA: (Ingresa) ¿Por qué me lo quitaste Dios? si ella era buena si era la mejor madre del mundo ¿por qué no morí yo? ¿acaso viviré con este remordimiento? Si ahora me dieras la segunda oportunidad gustoso iría a ella a pedirle perdón por todo lo que hice; o como retroceder el tiempo para no cometer los mismos errores.
ROSENDO: Dichoso tu que aun en tu dolor y pesar vives con esa necesidad de perdón por cierto el mundo de todos es diferente y no la comprendemos.
ÁNGEL: Nada es eterno, si hoy tu arrepentimiento es sincero entonces podrás ver a tu madre el día glorioso cuando venga Cristo. (Mirando a Martha) eres una madre muy sufrida, tu hijo talvez volverá cuando sienta que ya no tenga donde ir, y comprenderá que el amor de madre es solo uno y no es reemplazable.
MARTHA: Si tuviera esa dicha, gustoso pagaría el precio, y las noches de insomnio acabarían y no habría mas dolor sino felicidad en mi ser...
ÁNGEL: Es la esperanza que mantiene la vida de los que en realidad esperan...
MENDIGO: ¿Qué hay de mí?, quizás pueda volver a mi hogar; pero, no sé si la tengo todavía, si no es así creo haber pagado ya con creces mi mal comportamiento que me llevó a la mendicidad.
ÁNGEL: Es las consecuencias del ayer, cuando pase el tiempo talvez veras a tus seres queridos. (Al público) si hoy te identificas con cualquiera de estos personajes, o talvez un mal comportamiento hizo sufrir al que te dio la vida; mira más allá que como tu Madre no habrá otra, si todavía no lo has perdido entonces es necesario poner una corona sobre ella y complementarle como una reina, que no se plasme ese dicho que no te das cuenta lo que tienes hasta que lo pierdes.
MARTHA: Si estas fuera de casa, por alguna razón busca por el amor de Dios el volver. No lo pienses más, que tus seres queridos te esperan, vuelve y abrázalos, ora con ellos, y no olvides el mandamiento con promesa: Honra tu padre y tu madre

                                                        FIN


                                                  
http://americo.tripod.com.pe/elteatrocomoministeriodelapredicacin/

PRINCIPAL

OBRAS TEATRALES

La victoria de Cristo

El cuarto Rey mago 

Por la libertad

 Mamá Rocío 

 Por ti hijo mio 

El cielo en la tierra 

 La Caida 

 El Pecado de David

La Conversión de Pablo 

 Álbum de fotografías 

Hijo mío 

Acerca de mí 

 

 

SI QUIERE COMPARTIR SUS INQUIETUDES O ENVIARNOS UNA DE SUS OBRAS, NO LO PIENSE MÁS, HAGA CLICK AQUÍ

Al buscador de La iglesia Adventista del 7mo día

         Nedstat Basic - Free web site statistics

LEA Y ESCRIBA NUESTRO LIBRO

 Américo Maguiña